Para criticar primero hay que existir