Otro!

Ceaucescu, vivir como un millonario y con un millón de muertos

Mientras su pueblo padecía hambre, el dictador rumano disfrutaba la «dolce vita», en palacio, con todos los lujos

Estuvo en el poder 24 años. Había asumido el Gobierno en 1965 tras la muerte de Gheorghiu-Dej. Nueve años después se hizo con la presidencia de la República, convirtiéndose en el Conducator, el guía del pueblo rumano. La fórmula era un nacional-comunismo, dos ideologías en una que permitían concentrar todo el poder en su persona.

Vivió como un millonario, lo que es un clásico en los dictadores comunistas. Modificó Bucarest para construir su Palacio de la Primavera con todos los lujos: catorce mil metros cuadrados que incluían un cine, un búnker, una piscina cubierta, invernadero, lámparas de cristal de Murano, mármol natural, grifos de oro y todo tipo de detalles propios de un dictador hortera.

La frase de este “comunista”:

Elena, esposa del dictador, soltó: «Matadlos y a una fosa común, que no quede ni uno de esos obreros». Ceaucescu los llamó «gamberros antisociales» y «fascistas» y ordenó a los militares que disparasen contra la población. En otra muestra de desprecio, el dictador prohibió que se enterrara a sus víctimas.

Aquí estaban jugando al agáchate que te Dan!

Un video de sus orfanatos.