No te lo perdonaré jamás, Pedro