No se puede negar que le ha echado una mano