Mientras tanto, en BCN…