LOSMITIOS V POR EL CULO OS LA INCO

66_001.jpg

PRIMER ACTO

El último día en el pisito de la capital con el cartel de “Sen venta” colgando, abrió Mitio el, el armario de la cocina cuyo contenido fueran las 18 botellas de Cutty Sark de las que coleccionó, cesta de Navidad tras cesta de Navidad.
Se agarró al  vaso de tubo y tras desenroscar el tampón de la tercera de esas botellas llenolo el vaso hasta mediarlo. Primero un sorbo pequeño que resultole de nuevo como lamer un tablón de obra y sin pensarlo más y de un solo trago vació de líquido el vaso dejando caer el contenido de este través de su garganchón hasta su estómago.
Igual que entró salió. El vómito fue inevitablemente a parar en contra de la puerta de la nevera dejando alli adheridos los tropezones de la tortilla a la francesa deglutidos durante la cena.
Entre las lágrimas por el vomitar  causadas se vió a el Mitio de 59 años, vestido de lagarterana, de piè mirando sin ver a la nevera. Se vio el desplomarse a el Mitio de 59 años, se vio quedar despatarrado y boca arriba e inconsciente se vio de nuevo vomitando, ahogandose en su propio vomito, el renacido mitio no tuvo nada más que hacer que verse allí morir entre los estertores de el su cuerpo y los gorgoteos de lo vomitando.
Confeccionó un atillo con las faldriqueras de la lagarterana e introdújole el palo de una fregona al través. Así al hombro con el atillo lagarterano cadáver del Mitio de 59 años, aquel miércoles a las 16:45, salió el renacido Mitio del pisito de la capital en “Se Venta” y de la capital misma unas horas más tarde y gustó de volver donde no fué feliz para no se si continuar ni siéndo el.

 

 

PRIMER ACTO SEGUNDA PARTE

Gustó de retornarse Mitio al su pueblo con el documento de deuda otorgado por  Fondo de  Garantía Salarial  tras la suspensión de pagos del taller de costura y con todos sus pretéritos cadáveres, uno arrastras, los otros cargados en su sí mismo.
Y ya allí en el su peblo, todas las tardes ahora y después de haber comido se sienta Mitio en el sillón de mimbres, junto a la estufa de leña en los inviernos, bajo la higuera en su corral los ver anos.

Del de los unos seis años y de tanto arrastre ya solo quedan pié, tibia y peroné a medio deshollar. Aún así todas por las tardes se desanuda la soga de la su cintura y  colocando sus restos de el regazo se hace cosquillas a la plata de su pié de unos seis años.

Su Mitio de unos once o doce años, mientras el Mitio de hoy en día busca el su duerme velas  de tras de comer y solo los miércoles, por qué sí y por que nada mas que sí, gustase de rascarse la ingle que junto al bolsillo en el que está y se alla.

También todas y cada una de las tardes, baja de sus hombros la maleta y la abre, para sacarse a su el de venticuatro años apelmazado y comprimido para buscar sus ojos. Se mira a ver si está o no despierto, de no estarlo se sopla en una oreja y  ya despertado comentan en dúo las particularidades del su huerto en cada época del año, ora en invierno charlan sobre las coles, después en verano las charlas habrán de tratar sobre cuál de las tomateras plantadas les dará más o mejores frutos.

Llegada la noche antes de acostar los viernes se deshace el nudo de la bolsa grande del Corte Inglés y se da un beso en el cogote de su el de cuarenta y tres años y cierra rápido, no se gusta mucho de ver ahí de piecon esa cara de bobo que no ha cambiado en  treinta años. Después de esto y solo los viernes también ,deshace el atillo de la lagarterana para escucharla cantar, a veces Madrecita Maria del Carmen de Manolo Escobar, en veces Cavallo viejo también del Manolo. Aunque se intentó cantar  otras, nada le sonó igual de bien que las que cantó del Escobar.

Y ahora cuando lo veo venir arrastrando los pies  ya se que es por el peso que ha de so portar de si mismo. Si cuando al llegar a mi altura no le oigo decir nada, no es que no tenga yá que contar, si no que el esfuerzo que le pide ahora la bida para llevarse a el y todos “sus” con sigo, le roba el aliento y no lo queda ya más de este para poder emitir palabras algunas.
Por eso a todos Mitios, aver si y el día que os salga de las pelotas dejáis este mundo de una puñetera vez y que nos den por culo al los que aquí quedemos.
Ains.. que nos den…

LOSMITIOS I

LOSMITIOS II

LOSMITIOS III 

LOSMITIOS IV