La primera regla del club de la picha, es que nadie habla del club de la picha