La primera muerte jamás grabada. Frantz Reichelt, 1912. Saltando desde la torre Eiffel para probar un traje paracaidas de su propio diseño.