La guía definitivamente Definitiva

en_las_posturas_tu_arriba_43876_5_600.webp

Consejos para dominar a un hombre en la cama

En la cama ¡mandas tú! Si quieres aprender a ser la reina de tus relaciones sexuales y dejar a tu hombre con la boca abierta tienes que empezar a coger las riendas de vuestros encuentros y atreverte a hacer nuevos juegos y trucos que harán que lo paséis mejor que bien. Dentro del terreno sexual no hay nada mejor como probar con diferentes maneras de excitación sexual y uno de los juegos más divertidos que existen es el de la sumisión y la dominación. Si quieres empezar a practicarlos y quieres iniciarte un poco mejor en el tema, en este artículo de unComo vamos a darte una serie de consejos para dominar a un hombre en la cama que te ayudarán a explotar tu lado más erótico, sensual y explosivo.

Átale y/o véndale los ojos

Para empezar a dominar a un hombre en la cama te recomendamos que te ayudes con juguetes como vendas o esposas pues, de este modo, te será mucho más fácil hacerte la dueña de la situación y empezar a investigar ese nuevo rol que te toca interpretar. Que seas la dominante quiere decir que tú llevarás las riendas del encuentro, tu pareja se quedará en la cama como si fuera un “muñeco”, tú muñeco de placer, que está dispuesto a que juegues con él como quieras (siempre respetándolo y estableciendo los límites para que ambos disfrutéis, ¡claro!).

Si te decides a usar las esposasdebes saber que te ayudarán a inmovilizar a tu pareja para que él no pueda hacer nada más que mirar y disfrutar. No podrá tocar ni moverse (sobre todo si lo atas al cabecero de la cama), así que tú tendrás que encargarte de que el encuentro sea placentero. Las vendas en los ojos también son perfectas para que sus sentidos se pongan alerta y no sepa muy bien qué vas a hacerle, es algo increíblemente erótico que le encantará.

Explota tu parte más sexual con lencería fina

Si quieres dominar a un hombre en la cama deberás cuidar cada detalle del encuentro y, con esto, también nos referimos al entorno de la estancia donde vayáis a tener sexo (velas aromáticas, luz tenue, música de ambiente, etcétera). Pero, como guinda del pastel, tu pareja se quedará alucinada si le sorprendes con lencería sexy como, por ejemplo, un tanga, un picardías o, para los más atrevidos, ropa de látex.

Si te apetece jugar más profundamente al intercambio de roles, en lugar de optar por ropa interior femenina te proponemos que te compres un disfraz sexy. Procura que este sea el de una mujer dominante como, por ejemplo, una policía, una enfermera, una maestra de escuela, etcétera; estos vestidos os permitirán poneros en otro papel y conseguir una experiencia diferente e increíble.

Tócale todo su cuerpo

Tienes que convertirte en la reina de la cama y, para ello, no puedes estar estática ni pendiente de que sea él quien te toque. Deberás prohibirle que te toque para, así, conseguir que el juego sea más picante y divertido, así que, cada vez que vaya a tocarte, dale un golpecito en la mano y dile que no para, así, remarcar tu autoridad en el encuentro. Si quieres excitarte, nada mejor como tocarte tú misma, una imagen que le encantará ver y que se morirá de deseo por el fruto prohibido en el que se ha convertido tu cuerpo.

Él no puede tocarle pero tú a él sí así que empieza a estimularle todo el cuerpo, acaríciale, bésale y juega con su zona íntima. Antes de empezar a masturbarle te recomendamos que juegues con la cara interna del muslo, su bajo vientre, etc., para aumentar su deseo por ti.

Vuélvelo loco con el sexo oral

Y no hay nada mejor como una buena sesión de sexo oral si lo que quieres es dominar a un hombre en la cama. Es algo que les vuelve absolutamente locos pues, no solo la sensación producida por tus labios les resulta increíble, sino que la visión de una mujer en su entrepierna también les resulta la mar de excitante. Por este motivo, potencia esa atracción arrolladora que desprendes en este momento y, mientras le haces el sexo oral, mírale, háblale, dile lo mucho que te gusta, etcétera.

Cuando estés haciendo una felación resulta importante que te ocupes de todo el pene pero, también, de los testículos así que no tengas ningún tipo de prisa y deja que disfrute de tus besos apasionados. Después, ve acelerando el ritmo y mastúrbale con la boca pero sin permitirle que llegue al orgasmo pues, por mucho que esté muerto de placer, lo cierto es que ¡aún no hemos terminado!

En las posturas, ¡tú arriba!

El siguiente paso para volver loco de placer a tu pareja es tener el sexo propiamente dicho, es decir, la penetración. Recordemos que, ahora, es la mujer la que encarna el papel de dominación por lo que tendremos que apostar por posturas sexuales con la mujer arriba pues, así, será ella la encargada de marcar el ritmo y de llevar la voz cantante.

A continuación te descubrimos tres posturas factibles pero, en este otro artículo podrás encontrar más posturas con la mujer arriba:

 

La Doma: sentados en una silla, la mujer deberá colocarse de espaldas al amante para marcar el ritmo de la penetración

El Sometido: el hombre tendrá que estar tumbado y ella sentada sobre él de espaldas

La Amazona: él deberá tener las piernas flexionadas y entreabiertas y ella se encargará de ponerse sobre él a cluclillas

EL CRUZAITO, ROBOCOP…. NOS HACEN TODO ESO Y NOS HEMOS IDO-DORMIDO EN  0.2SG.

Atrévete a practicar juegos eróticos de dominación (al final es meternos algo polculo) 

Y si quieres añadir un extra de erotismo y diversión a vuestros encuentros, puedes empezar a probar con otras técnicas sexuales que juegan y explotan esta dualidad de dominante//dominado. De hecho, el BDSM es una de las prácticas más extendidas que se han popularizado por un best-seller literario, por este motivo, ahora cada vez son más las parejas que se atreven a probar con juguetes como el látigo, los columpios sexuales, la fusta, etcétera.

Ea, a follar.