La ficción y la realidad se dan la mano