[ESTRENO] La calavera rosa, capítulo 2. Una novela de LeoCaprio DiNardo

LA CALAVERA ROSA

CAPÍTULO 2

Desde mi ventana en el piso 18 de Las Tres Torres se podía ver todo el centro de Torremolinos. Los tejados de los edificios mostraban la decadencia de aquella ciudad. Los lavados de cara del ayuntamiento nunca llegaban a esa parte de la Costa del Sol.

Bajé a la calle y en el Bar Teide me pedí un sombra doble y un pitufo mixto. Mientras desayunaba le eché un ojo al Marca y no vi ninguna noticia sobre el fichaje de Mbappé.

Crucé andando el centro hasta llegar a la comisaría de policía. El madero de la garita me miró con cara de aburrimiento y me indicó con la cabeza que pasara.

– ¡Ya era hora hijo de puta! –

– ¿Qué pasa Capitán?, vi tu mensaje a última hora –

John Paul Van Damme era Jefe de Policía de la Comisaría de Torremolinos y Benalmádena. Era un cabrón con mano dura, le encantaba joderte cuando tenía la ocasión, pero con los suyos era justo.Por el apellido, algunos decían que era un hijo bastardo del actor, y cuando algún novato caía en la trampa y le preguntaba si aquel rumor era cierto, siempre respondía “¿¡Acaso me ves pinta de abrirme de piernas como esa jodida maricona, o como TU PUTA MADRE!?” y el asunto quedaba zanjado.

Me clavó su mirada de tipo duro mientras se tragaba un almax y un ibuprofeno sin agua.

– Ayer el hijo de puta de Carascroto la volvió a liar, pero esta vez se ha pasado tres pueblos –

– ¿Qué coño ha pasado? Yo lo vi salir del Clarence con una tipa espectacular, por lo visto se largaron juntos en un taxi, pero no sé nada más –

– Parece ser que estuvieron en el Papúa, y no sé que cojones pasó allí, tu sabes que a los swingers no les gusta meterse en follones, pero hubo una movida y el puto psicópata salió del local por patas con la muchacha. Cuando llegaron los municipales se encontraron a un desgraciado en uno de los cuartos con las tripas fuera y varias puñaladas en la garganta, una carnicería –

– ¿Tenéis ya las declaraciones de los testigos-

– A veces no sé si eres gilipollas de verdad o es un papel que te has montado. ¿Tú te crees que Ricardo va a dejar que alguno de esos degenerados abra la boca? Ese tipo tiene videos de todo el que pasa por ahí, como a alguno se le ocurra decir una palabra de lo que vieron, les adjunta el archivo y les arruina la vida, ya sabes cómo se las gasta. De todas formas, necesito que vayas al Clarence y hables con RotoR, que te diga todo lo que sepa de la chica y luego intenta sacarle algo de información a Ricardo. En cuanto sepas algo me llamas –

– Tranquilo Capi, déjalo en mis manos. Por cierto, ¿sabes qué quería Pink? –

– Yo no soy tu puta secretaria, ve a verle y que te cuente… ¡Ey! Antes de irte, ¿tienes algo de M? –

– Ayer llegué a mi casa con los bolsillos vacíos, lo siento –

¡Vete a la mierda Cipote!

♤ ♡ ◇ ♧

Al salir de la comisaría solo tenía una cosa clara, tenía que pillar M antes de ponerme a investigar todo aquel asunto, era demasiado oscuro como para hacerlo sereno. RotoR no estaría por el club hasta la noche, Ricardo iba a ser un hueso duro de roer, lo mejor sería ir a ver a Pink, así mataba dos pájaros de un tiro. Sabría qué era lo que necesitaba de mí, y podría reponer mi material ofensivo.

Pink vivía en una de esas antiguas casas de Montemar, construidas en la época del boom turístico.Una especie de palacete con grandes murallas, jardines frondosos y piscina, que con los años habían dejado de ser glamurosas y tenían el mismo aspecto que una estrella de cine octogenaria. Llamé al portero electrónico y el portón se abrió tras un zumbido.

Pink estaba en el patio trasero, leyendo uno de esos tebeos de un perro y bebiéndose un Puleva de fresa en vaso largo con pajita. Nadie diría que aquel personaje con bata y pantuflas de color rosa, Rolex de oro y gafas de sol con montura dorada, era dueño de una red de clubs de alterne, salas de juego, desguaces y restaurantes de buffet chinos repartidos por toda la costa.

Dejó el tebeo sobre el cristal de la mesita de jardín y se levantó sonriendo con los brazos abiertos

– ¡Hombre Leo!, ¿cómo tú por aquí? –

– El Capi me dijo que me andabas buscando –

– Si, si, es verdad… ¿te apetece un batido? –

– No gracias, pero si tienes algo de M me vendría de lujo –

– Los vicios los dejamos para lo último, lo primero son los negocios. ¿Te acuerdas de Hombre Tigre? Seguro que sí, pues bien, resulta que hace semanas que no se nada de él, y el muy cabrón, justo la noche antes de desaparecer estuvo liándola parda en el Scandalo con dos rumanas. Se pegó toda la noche en la habitación, como si fuera el sultán de Brunéi, champan, farlopa… en fin, tu sabes. Después perdió una pasta en el Casino de Torrequebrada dándole duro a la ruleta francesa y al Black-Jack, y lo dejó a deber todo a mi nombre, a uno de los prestamistas, Estroncio, que lleva las cuentas como el culo, un verdadero desastre organizativo, pero trabaja para Furgoneto, y tu sabes que no puedo entrar en guerras ahora con él, es muy inestable, y su mujer lo tiene frito con sus paridas, así que necesito que encuentres a Hombre Tigre y me lo traigas. Le tengo mucho aprecio al chaval y no quiero que ande metido en problemas. Cuando salgas dile a Pipo que te dé un par de pollitos de M, del rosa, nada de esa mierda color Coca-Cola, ese para los holandeses de la Carihuela –

– Gracias Pink

Salí a la calle completamente perdido, no sabía por dónde empezar, ¿cómo cojones iba a encontrar al chalao de Hombre Tigre, y a la vez resolver toda la movida con el psicópata de Carascroto? Estaba jodido, pero al menos tenía el M, así que me mojé la punta del dedo meñique con la lengua, metí el dedo en la bolsita y me tragué un buen montoncito de cristales rosa, tan amargos como el día que tenía por delante.

Justo en ese momento sentí el teléfono vibrar y vi en la pantalla que tenía un mensaje de Ricardo, el copropietario del club de intercambio Papúa Swingers Club, el lugar donde Carascroto había destripado a aquel desgraciado la noche anterior. Desbloqueé rápidamente el móvil para leer el mensaje que quizá pudiera ayudarme a aclarar aquella movida, y cuando se abrió el whatsapp apareció una foto de una gran polla negra y venosa en la pantalla…

💀 💀 💀 💀 💀