Jim Jones

800px-Rev._Jim_Jones_1977_cropped2.jpg

Cuando los soldados norteamericanos entraron en el campamento de Jonestown, ubicado en el país de Guyana, se encontraron a centenares de personas, adultos y niños, alfombrando la gran explanada exterior del recinto. Lo que al principio se erigió como el “paraíso en la Tierra” alejado del diabólico capitalismo, a finales de noviembre de 1978 se tornó en un terreno de muerte para perpetrar el mayor asesinato en masa de la historia.

El responsable de aquella tragedia fue el pastor protestante Jim Jones, quien mediante discursos apocalípticos instó a sus 900 feligreses del Templo del Pueblo para ingerir cianuro y evitar el sufrimiento futuro de la humanidad. “Debéis morir con dignidad”, gritaba. Sin embargo, él prefirió ahorrarse la agonía del veneno y pegarse un tiro con una escopeta.