Ir al dentista en 1892 era peor que madrugar