Hay penes de carne, de sangre… Y de fe.