El mío era más de decir: “Sueños de pobre, pedos de burra vieja”