El “hambre” agudiza el ingenio