Cuando Miguel de la Quadra-Salcedo pulverizó el récord del mundo de jabalina lanzando al “estilo vasco”

El lanzamiento actual de jabalina viene siendo el mismo desde los Juegos Olímpicos de la Antigua Grecia hasta la actualidad. Sin embargo, en la década de los 50, un grupo de irreductibles vascos revolucionó la disciplina adoptando el “estilo Eurasquín”, adaptación del lanzamiento de barra vasca (palanka, en euskera). Patxi Mendiburu explica los rudimentos de esta técnica:

Se trata de una barra cilíndrica de hierro, un poco menor que las jabalinas clásicas, con un grosor semejante, que se moja con espuma de jabón para un mejor deslizamiento de la mano. El palankari, apoyando la barra en su espalda, realiza una corta carrera que incluye dos, tres o más giros, para acabar soltándola por el hueco de la mano, por donde se deslizaba con facilidad.

erausquin

Félix Eurasquin, como su propio nombre indica, fue el inventor de esta modalidad, que compartió con su compadre Miguel de la Quadra Salcedo: “Pues yo la jabalina la mando más lejos que nadie, al ‘estilo pastor'”, le confesó medio en broma. Miguel -que en aquel momento tenía 24 años- superó rápidamente a su mentor, que ya lanzaba por encima de los 80 metros, y se dio cuenta de que podría superar sin problemas los 100 metros (en 1956 se superó por primera vez la barrera de los 80 metros).