Cósimo PioVasco

Baron_Rampante_Ilustraciones_Web.jpg

Cósimo Piovasco de Rondò es el personaje principal de El barón rampante, segunda novela de la trilogía Nuestros Antepasados (1952-1959) de Italo Calvino, en la que se reflejan dos ideas, la libertad en la Naturaleza y la bondad o la capacidad de cada individuo para cambiar el mundo.

A la edad de 12 años Cósimo, heredero de la  baronía de Rondò, se revela contra la intransigencia familiar. Es el 15 de junio de 1767, se niega a comer caracoles (gay seguro) y, en un impulso irracional, sale corriendo y se encarama en una encina del jardín de su casa paterna (vaya pedrá tenía) , tomando la decisión de no volver a pisar el suelo nunca más. “Y cumplirá su palabra“.

A lo largo de los 53 años que Cósimo pasa en los árboles, a medida que él crece, también crece su fascinante y rico mundo. Conoce el amor y el desamor, aprende idiomas y numerosos oficios, repele una invasión pirata, intercambia correspondencia con Voltaire, tiene un encuentro con Napoleón, y sobre todo descubre y disfruta de su hobby, la lectura.

en lo alto de los árboles, cada hoja es un mundo por descubrir, un terreno sin vuelta posible en el largo camino hacia la madurez”.

 

Esta novela, entre el realismo mágico y la novela de aventuras, nos presenta a un rebelde que permanece integrado en la sociedad. En palabras del propio Italo Calvino “Las asociaciones hacen al hombre más fuerte y ponen de relieve las mejores dotes de las personas aisladas, y dan una alegría que raramente se alcanza actuando por cuenta propia“.  Así, Beggio, hermano de Cósimo y narrador de esta historia, menciona “Una vez decidido pasar su vida en los árboles no se desentiende del mundo que tiene a sus pies” y describe a Cósimo como “un solitario que no evitaba a la gente. Al contrario se habría dicho que solo la gente le importaba” y señala “es un hombre consagrado al bienestar de todos“. Entre los libros que, podríamos decir, Cósimo devoraba, “empezaron a figurar también manuales de artes y oficios, por ejemplo, de arboricultura, y no veía la hora de experimentar los nuevos conocimientos“. Dejo al lector el descubrimiento de los distintos servicios a la sociedad que llevó a cabo Cósimo hasta el final de su vida.