Claro, los negros son amargos