Biden también quiere su propia serie