Aragoneses por el mundo 1: ¿Quiénes eran los almogávares?

almogavares.jpg

A ver, piara de rebanapanes, que ayer me dejó el carapolla ojiplático. Pues no va el tío y me confiesa que es el mayor fan de Perro Sanchez. Te cagas. Eso y que los almogávares eran moros, así que he decidido hacer una serie de posts por si acaso hay algún otro inculto de los cojones por aquí suelto.

¿Pero quiénes eran los almogávares?

No es que haya precisamente una fuente inagotable de documentos sobre el origen de los almogávares. Como sabéis, la Edad Media no fue una época donde la gente fuera proclive a las artes y las letras, sino más bien a escabecharse durante años por un quítame allá esas pajas, donar hijos a monasterios porque eran unas putas cargas pero había que mojar el churro y al que inventó el latex aun le quedaban paradas para llegar, y diñarla por la peste.

Entonces documentos muchos, muchos, tampoco hay. Y menos de la época de su origen, s.XI.

Sí es verdad que el término “almogávar” viene de una palabreja árabe dada a grupos de sarracenos que montaban saqueos y ataques sorpresa, pero los almogávares que conocemos nosotros son los cristianos, “nuestroh ninioh”.

Estos son mencionados por primera vez en el siglo XI, y se supone que en origen eran pastores de los valles pirenaicos. Con la invasión de la moronegrada en el 711 se vieron privados de dichos valles en invierno, que quedaron repletos de menas y pelobrócolis robando bolsas de monedas y carretas de bueyes y tuvieron que retirarse a las montañas y los bosques, entornos que no se caracterizan por ser muy hospitalarios. Estas buenas gentes sólo encontraron una manera de subsistir, que fue aprovechar su conocimiento del terreno y de la vida en la montaña para organizar saqueos y pillajes contra la morisma, pillando lo que necesitaran.

Pero claro, pasaban las décadas y la Guardia Civil no aparecía para llevarse a los putos moros, así que lo que empezó siendo una medida desesperada se acabó convirtiendo con el paso de las generaciones en una forma de vida. Se perfeccionó y se enseñó a los nenes almogavarillos desde jovencitos, pequeños hijos de puta que ya sabían moverse por la montaña y manejar una lanza con letal precisión. Se creó una especie de cultura espartana pero sin ser un paraíso homosexual de señores fortachones con abdominales al aire para solaz del mariconerío, sino una turba de tíos barbudos, piojosos y malolientes, y sobre todo con muchísima mala baba. Y con muchas ganas de degollar moros.

Tal debía ser su devoción por defenestrar morisma que lo hicieron su trabajo y empezaron a cobrar por ello fundando compañías mercenarias. Ignoro cuándo exactamente empezaron a dedicarse a la guerra no sólo como método de subsistencia sino cobrando por ello, pero antes o después un ojeador de Alfonso I el Batallador (o esa es la primera referencia cristiana, sabe Dios si no fue antes) les echó el ojo y los fichó para la Reconquista al servicio del Reino de Aragón, pero eso ya es historia para otro día.

Hale, despierta ferro y esas cosas. A mamar.

te entiendo perfectamente en mi etapa Gay ponía que pollas y no me gusta señalar pero corriendo salía Rotor y Bonox a comentar y algún sarasa más . No me los quiero imaginar en un quedada la de pollas que se comerían, pero es un suponer. El quE borra sí que es maricón..........